"Atención, ¡está usando un navegador obsoleto! ¡Debería actualizarlo ahora mismo!"

Hasta el 25 de junio, -5% a partir de 100€ de compra, -8% a partir de 200€ y un 12% de descuento a partir de 300€ con el código LYOGO

¿Cómo calentarse por la noche en un vivac?

Tener frío por la noche en casa no es tan molesto. Nos despertamos, nos levantamos y vamos a buscar una manta adicional. Pero cuando esto ocurre en un vivac, se vuelve más problemático. En el mejor de los casos, simplemente pasamos una noche horrible sin cerrar los ojos ni un segundo y, en el peor, esto puede llevarnos a la hipotermia. Para evitar este tipo de situaciones, aquí tienes 10 consejos para no tener frío por la noche durante tus vivacs en senderismo:

 

  • Descubre nuestro material de cama 



1. Comer bien antes de dormir

Saltar una comida nunca es una buena idea, especialmente durante una actividad física. El cuerpo necesita combustible y comer bien es esencial, incluso por la noche en reposo. Esto permitirá que tu organismo continúe funcionando normalmente y, en particular, produzca calor.

Pero atención, comer bien no significa atiborrarse. El sistema digestivo consume alrededor del 10% de la energía en un día entero. Comer en exceso es demasiado exigente para el organismo, que se concentrará en esta tarea en lugar de calentarte.

Finalmente, intenta en la medida de lo posible comer comidas calientes. Lo más común en el senderismo es optar por comidas liofilizadas. Son reconfortantes y nutritivas después de un día de esfuerzo. Además, el calor de los alimentos puede ayudar a calentar tu organismo.

 



2. Beber té y hacer pis

La hidratación va de la mano con la alimentación. Es igual de importante. No hablaremos de la importancia de mantenerse bien hidratado durante el día, ya conoces esa historia. Pero antes de dormir, también es importante. Un cuerpo deshidratado no funciona correctamente. Una vez más, tu organismo tendrá que compensar y solo cumplirá parcialmente la función de calentarte.

Después de tu comida, también puede ser interesante beber una bebida caliente. Puede ser café o té si la cafeína y la teína no te impiden dormir. De lo contrario, una infusión será perfecta. La taza te calentará las manos y la bebida calentará tu organismo.

Al igual que con la alimentación, ten cuidado de no beber demasiado. El riesgo es tener que orinar durante la noche. Entonces, como mínimo, tendrás que salir del saco de dormir si tienes los accesorios adecuados para hacer tus necesidades en la tienda, o salir de la tienda. En ambos casos, tu organismo se enfriará. Por lo tanto, es una mala idea.

Hablando de necesidades, es importante no esperar a tener ganas de orinar. Es un truco bien conocido por los senderistas: ir a hacer pis antes de dormir. De lo contrario, el cuerpo consumirá mucha energía. Energía que no usará para calentarte.

3. Aislarse bien del viento

Esto es especialmente válido si duermes en hamaca o al aire libre. Parece lógico, pero evita exponerte al viento. Para ello, puedes optar por un refugio natural con cortavientos a lo Robinson Crusoe con ramas y hojas. De lo contrario, unos árboles o un muro también servirán. En caso de vivac en cumbres nevadas, los más experimentados de ustedes se construirán un iglú.

De lo contrario, existe el tarp. Es una solución de pago pero que aporta mucho confort. Un tarp es una lona que permite protegerse tanto de la lluvia como del viento. Si ninguno de estos métodos te conviene, la tienda de campaña es obviamente una buena opción. Es impermeable y corta el viento. Pero tendrás que llevarla en la mochila durante el día.

 



4. Tener un colchón aislante

El colchón no solo tiene la función de proporcionar comodidad. También tiene como objetivo aislarte del frío. No es que te vaya a calentar, seamos claros. Sin embargo, te evitará tener frío. Contrariamente a lo que se cree, el frío proviene principalmente del suelo y no del aire. Un colchón inflable o autoinflable que no aísla es una garantía de pasar frío.

Para saber si un colchón tiene una buena resistencia térmica, hay que mirar la R-Value. Esta norma es estándar y común a todos los colchones. Cuanto mayor sea este número, más aislante será el colchón. Para un vivac en verano, una R-Value de 1 a 2 generalmente es suficiente (siempre que no subas demasiado en altitud). Pero al entrar en el invierno, un colchón con una R-Value superior a 4 se vuelve obligatorio si no quieres tener frío mientras duermes. Si planeas dormir en invierno a gran altitud, entonces una R-Value superior a 6 es imprescindible. Ten en cuenta que es posible superponer dos colchones para sumar las R-Values. Así, si tienes un colchón de espuma y uno inflable, eso puede funcionar.

Leer : ¿Qué significa el valor R de un colchón?

5. El saco de dormir es imprescindible

Así como la alimentación va de la mano con la hidratación, el colchón va de la mano con el saco de dormir. Un saco de dormir funciona de la siguiente manera: atrapa el calor que emite tu cuerpo. Así, en lugar de que se disperse en el aire, queda contenido en tu saco de dormir.

Para ello, lo primero es elegir un saco de dormir a tu medida. Si es demasiado pequeño, no cabrás completamente y no podrás cerrarlo. Si es demasiado grande, el espacio vacío será inútil y necesitarás más aire para calentarte. Para elegir bien el tamaño de tu saco de dormir, se recomienda escoger uno 25 a 30 cm más grande que tú. Cuando te pongas la capucha, esta debe llegar a la altura de tu nariz.

Luego, una vez que el tamaño es correcto, asegúrate de tener una temperatura de confort similar a la que tendrás en el vivac. Este dato se indica en la etiqueta de los sacos de dormir de los principales fabricantes (Therm-a-Rest, NEMO, Cumulus…). No la confundas con la temperatura límite de confort y la temperatura extrema, que son poco relevantes ya que, para la primera, seguirás teniendo frío, y para la segunda, corres el riesgo de hipotermia y muerte.

Finalmente, si tienes un saco de dormir de plumas (y no sintético), asegúrate de desplegarlo con suficiente antelación para que pueda recuperar su esponjosidad. Si ha estado comprimido en tu mochila todo el día y lo sacas dos minutos antes de dormir, no tendrá tiempo de recuperar todas sus propiedades y correrás el riesgo de tener frío los primeros minutos.

 

6. Tener una sábana para el saco

Si después de todos estos consejos para dormir sin tener frío en un vivac, aún tienes frío, ¡entonces eres una persona friolera! Pero eso no significa que el vivac invernal esté fuera de tu alcance. Todavía quedan algunos trucos, empezando por la sábana para el saco. Se trata de una sábana ligera que se coloca dentro del saco de dormir. Lo que también se llama saco sábana es un accesorio compacto, ligero y que permite ganar algunos grados preciosos.

Si deseas adquirir uno, ten en cuenta que el aumento de grados indicado por los fabricantes generalmente está un poco exagerado. Por ejemplo, la sábana de saco Sea to Summit Thermolite Reactor Compact Plus indica un aumento de temperatura de 11°C. En realidad, ganarás más bien 7 a 8°C, lo cual sigue siendo muy útil en muchas situaciones.

7. No te pongas demasiadas capas de ropa

Es un mal reflejo que todos tendríamos: apilar la ropa. Además de ser incómodo para dormir, el riesgo es sudar. Y la sudoración es el enemigo del vivac. Es la mejor manera de crear el efecto contrario y tener frío después.

Por lo tanto, se recomienda dormir con la menor cantidad de capas posible. La ropa interior térmica y una camiseta de lana merino serán suficientes. El merino es un material suave, que limita la sudoración y regula la temperatura. ¡Perfecto para dormir en trekking sin tener frío!

Además, si bien no se recomienda apilar la ropa, asegúrate de cubrirte las extremidades (cabeza, manos, pies). Son los principales puntos de entrada del frío. El gorro es, por lo tanto, obligatorio en caso de bajas temperaturas. El buff puede servir como gorro. La capucha del saco de dormir también es una buena opción. Deja, sin embargo, tu nariz y tu boca al aire libre. De lo contrario, se puede crear condensación en tu saco de dormir que perderá sus propiedades.

8. La botella de agua caliente, un clásico

Existen varias formas de crear botellas de agua caliente naturales. Para ello, solo necesitarás calentar agua. Luego, ponla en una botella o reutiliza una bolsa de comida liofilizada vacía. Solo te queda colocarla en tu saco de dormir, ya sea a la altura de tus pies o tus manos. Una vez que el agua se haya enfriado, no olvides sacarla de tu saco de dormir.

De lo contrario, existen los calentadores de manos. Son fáciles de usar: enciendes el palito con un encendedor. La combustión es lenta y esto permite calentarte durante muchos minutos, incluso varias horas para los modelos más elaborados. Pensamos en particular en el calentador de manos de la marca francesa CAO Outdoor.

9. Hacer ejercicio antes de dormir

Para terminar, hacer ejercicio antes de dormir es una buena manera de calentarse. Sabemos que no siempre es fácil motivarse después de un día de caminata. Pero no se trata de correr un maratón. Unas cuantas flexiones o abdominales serán suficientes. El objetivo es simplemente calentar el organismo.

Hacer demasiado ejercicio producirá el efecto contrario. Correrás el riesgo de sudar y de humedecer tu ropa. ¡Eso garantiza frío!

10. Calentarse con una fogata

Encender una fogata permite calentarse las manos y, más generalmente, el organismo. Puede ser útil antes de dormir, al mismo tiempo que cocinas. Sin embargo, no se recomienda dejarla encendida mientras duermes, a menos que estés al aire libre y no exista ningún riesgo de incendio (en una zona nevada, por ejemplo).

Para una pequeña aclaración, prefiere una fogata en un hornillo de madera en lugar de una fogata directa. Esto permite preservar el medio ambiente. De hecho, una fogata directa mata la fauna y la flora presentes debajo. Y esto sin mencionar las cenizas una vez que el fuego se ha apagado o los riesgos de incendio cuando aún está encendido.

 

Esto se alinea con la mentalidad de Leave No Trace. Este programa educativo enseña a las personas cómo reducir su impacto en el medio ambiente durante sus actividades al aire libre.

Más información sobre el programa Leave No Trace, su definición y sus 7 principios

Como habrás entendido, existen muchas formas de calentarse por la noche durante una caminata. Estos consejos son bien conocidos por los aficionados a las actividades al aire libre. Recuerda una cosa: todo es cuestión de equilibrio. Hay que comer bien sin devorarlo todo, hacer un poco de ejercicio sin abusar o cubrirse sin cubrirse demasiado para no sudar. Con el tiempo y la práctica conocerás tu cuerpo y sabrás cómo pasar buenas noches en el vivac.