"Atención, ¡está usando un navegador obsoleto! ¡Debería actualizarlo ahora mismo!"

Colchoneta hinchable, autohinchable o de espuma: ¿cuál elegir?

Entre el equipo esencial para acampar, se encuentra el colchón, a veces llamado esterilla. Su función es doble: proporcionarte comodidad y protegerte del frío del suelo. Hay tres tipos:

  • El colchón inflable
  • El colchón autoinflable
  • El colchón de espuma

En este artículo, te damos las claves para elegir el tipo de colchón que mejor se adapta a tus necesidades.

 



El colchón inflable, la solución más ligera

Los colchones inflables son muy apreciados por los excursionistas por su excepcional ligereza. De hecho, este es el tipo de colchón más común en los senderos (¡y con diferencia!). Están diseñados para ser fácilmente transportables, lo que los hace perfectos para aquellos que quieren viajar ligeros sin comprometer la comodidad. Además de ser ligeros, también son extremadamente compactos cuando están desinflados, ocupando muy poco espacio en tu mochila. Esta compacidad facilita mucho el almacenamiento y el transporte.

En términos de aislamiento, el colchón inflable es el más efectivo. El valor R (o R-Value) de estos modelos puede superar 8, ofreciendo así una protección térmica eficaz contra el frío del suelo.

Finalmente, aunque no es su punto fuerte, la comodidad de un colchón inflable sigue siendo muy decente. Si eres sensible a este criterio, hay diferentes grosores disponibles. Asegúrate de comparar esta característica al comprar.



El colchón de espuma, la solución más robusta

El colchón de espuma es una opción popular entre los excursionistas por su precio asequible. A menudo es la opción más económica (3 a 4 veces más barato). Además de su costo atractivo, el colchón de espuma también es muy apreciado por su resistencia y durabilidad. Es prácticamente indestructible, resistente a desgarros, perforaciones y otros daños, incluso en terrenos accidentados. Esta robustez lo convierte en una opción confiable para aventuras al aire libre, garantizando una durabilidad incomparable sin temor a dañarlo.

Además, cada vez más excursionistas que se embarcan en rutas de larga distancia, como el Pacific Crest Trail o el Appalachian Trail, optan por el colchón de espuma. Esta preferencia se explica por la necesidad de un equipo que sea a la vez ligero y duradero, capaz de soportar meses de uso intensivo. La simplicidad de uso del colchón de espuma, sin riesgo de perforación ni necesidad de inflarlo, lo convierte en una opción ideal para estos largos trayectos.

Otra ventaja del colchón de espuma es que se puede combinar con un colchón inflable para obtener un aislamiento y comodidad óptimos. Al utilizar el colchón de espuma como una capa adicional debajo del colchón inflable, puedes beneficiarte de la robustez y el aislamiento de la espuma mientras disfrutas de la comodidad superior del inflable. Esta combinación es particularmente útil en condiciones climáticas extremas donde se necesita un aislamiento adicional para mantenerse caliente.

EL COLCHÓN INFLABLE MÁS VENDIDO
EL COLCHÓN DE ESPUMA MÁS VENDIDO



El colchón autoinflable, la solución híbrida

Los colchones autoinflables son una solución ingeniosa que combina las ventajas de los colchones inflables y de espuma. De hecho, un colchón autoinflable es esencialmente un colchón inflable con espuma integrada en su interior. Este diseño híbrido ofrece una excelente comodidad. La espuma interna se expande automáticamente al abrir la válvula, llenando el colchón de aire. Esta combinación de espuma y aire permite una distribución uniforme del peso y un soporte superior, lo que resulta en noches de sueño cómodas, incluso en terrenos irregulares.

Otra gran ventaja de los colchones autoinflables es su facilidad de instalación. A diferencia de los colchones inflables que a menudo requieren una bomba o esfuerzo manual para inflarse, los colchones autoinflables prácticamente se inflan solos. Simplemente abre la válvula para que la espuma se expanda y absorba aire, un proceso que solo toma unos minutos. Esta facilidad de uso es particularmente apreciada después de un largo día de caminata, cuando todo lo que deseas es instalar rápidamente tu campamento y descansar.



¿Qué tipo de colchón elegir?

Elegir entre un colchón inflable, autoinflable o de espuma dependerá de varios factores que son específicos para cada persona. Primero, considera tu tipo de aventura. Para caminatas ultra ligeras, un colchón inflable es a menudo la mejor opción debido a su ligereza y compacidad. Sin embargo, si planeas acampar en terrenos accidentados, la robustez de un colchón de espuma será más adecuada.

Las condiciones climáticas también juegan un papel crucial. Si planeas acampar en clima frío, es esencial que tu colchón ofrezca un buen aislamiento térmico para protegerte del frío del suelo. Los colchones inflables son los que mejor responden a esta necesidad. Recuerda que puedes combinarlos con un colchón de espuma si es necesario. 

Finalmente, si buscas un modelo que no sea demasiado pesado ni frágil, entonces el colchón autoinflable puede ser una buena opción.